Close

Lifestyle

Tu día a día, más fácil y divertido con estos trucos.

Verdades y mentiras de la polémica FaceApp

Aunque no lleva mucho en vigor, FaceApp ya ha dado mucho de qué hablar. Te contamos cuánto hay de bulo y cuánto de realidad, para que descubras la verdadera cara de esta app.
PG Tuenti Artículo VerdadesMentirasFaceApp FRAME2 - Verdades y mentiras de la polémica FaceApp

Quien a estas alturas aún no ha probado el filtro que te hace viejo de FaceApp es porque vive en un búnker al margen de la sociedad o algo parecido. Sin duda, es el último fenómeno viral. La aplicación existe desde el año 2017, pero ha sido en 2019 cuando se ha hecho realmente popular, gracias al logrado filtro que muestra, de un modo bastante verosímil, cómo será tu rostro en el ocaso de tu vida: una información a la que no se puede resistir la insaciable curiosidad humana, especialmente cuando se trata de temas que nos atañen a nosotros mismos y a nuestra imagen. De nuevo, sin duda, FaceApp y su filtro tenían todos los ingredientes para convertirse en un fenómeno viral.

Pero, poco tiempo transcurrió hasta que FaceApp pasó de ser un fenómeno viral a convertirse en una polémica. Al parecer, según afirman muchos medios, si usas FaceApp puedes poner tu privacidad en riesgo. Para que tengas claro cuánto te juegas cada vez que quieras ver tu rostro senil en esta curiosa app, hemos investigado cuánto hay de verdad y de mentira en la polémica de FaceApp.

 

Verdades sobre FaceApp

La primera verdad es que FaceApp es una aplicación creada en Rusia. Concretamente, ha sido desarrollada por Wireless Lab, cuyo director general y fundador es el ingeniero Yaroslav Goncharov. Esto ya hace pensar a muchos que ceder datos a FaceApp no es una buena idea porque, de un modo simplón, relacionan la app con la opacidad y las historias de espionaje que se atribuyen popularmente al gobierno ruso. Sin embargo, la firma actualmente se ubica en Wilmington, una localidad del estado norteamericano de Delaware, considerada en EE. UU. como un paraíso fiscal. Algo bastante ambiguo que hizo que un senador del Partido Demócrata de Estados Unidos solicitara al FBI y a la Comisión Federal de Comercio (FTC) el inicio de una investigación sobre FaceApp por motivos de seguridad. ¿El motivo? Según el mencionado senador, “la aplicación requiere que los usuarios proporcionen acceso total e irrevocable a sus fotos y datos personales, lo que podría plantear un problema de seguridad nacional y riesgos de privacidad para millones de ciudadanos de los EE.UU.”

Wirless Lab, la desarrolladora de FaceApp, no tardó en responder a estas acusaciones, negando que usen las fotos cedidas por los usuarios para entrenar sistemas de reconocimiento facial basados en Inteligencia Artificial. Aseguran que FaceApp está pensada exclusivamente para editar y mejorar estas imágenes

 

Mentiras sobre FaceApp

La primera y más importante mentira es que FaceApp guarde en sus servidores todas las fotos de tu carrete y más datos como tu gelocalización, tu DNI o vaya usted a saber. Baptiste Robert, un experto francés en seguridad digital (que en las redes se presenta con un nombre tan cool como Elliot Alderson, el protagonista de Mr. Robot) se dedicó a verificar a dónde enviaba las fotos con su cara y las de otros usuarios. Descubrió que FaceApp solo guarda en sus servidores las fotos enviadas, es decir, aquellas que seleccionamos para que FaceApp nos haga viejos (o a las que apliquemos cualquiera de sus otros filtros). Por su parte, Wireless Lab ha reforzado este hecho asegurando que la mayoría de fotos que los usuarios envían a FaceApp se eliminan de sus servidores 48 horas después de ser recibidas

Pero los más rigurosos siguen sin fiarse porque sus términos y condiciones de privacidad parecen ser los mismos que los de otros miles de páginas. Es decir, son una plantilla que se encuentra en la red y que no se ajusta a la actual normativa, recogida por el Reglamento General de Protección de Datos. ¿A qué se debe esto? ¿Simple pereza por actualizar el tostón de una Política de Datos o hay algún oscuro motivo oculto? Es algo que dejaremos a la imaginación de cada uno.

Lo que parece altamente improbable es que, si FaceApp solo guarda en sus servidores las imágenes que usas expresamente con la app y ningún dato más sobre ti, puedan hacer algo tan sumamente complejo como entrenar sistemas de reconocimiento facial a través de Inteligencia Artificial. Según un hilo publicado en Twitter por Victoriano Izquierdo, CEO de la start-up graphtext, dedicada al análisis de datos para negocios, como mucho lo que puede pasar es que FaceApp incumpla sus propios términos, venda tu imagen a terceros y esta acabe en un anuncio ruso, por ejemplo. Pero una imagen sin una identidad clara de poco sirve. Es más valioso un número de teléfono o una dirección de correo electrónico con los que poder hacer spam y, según lo investigado por el francés Baptiste Robert (recordemos, el que se hace llamar Mr. Robot), FaceApp no accede a estos datos tuyos. 

Así que si te gusta verte de viejo, no te preocupes, porque si, tras el filtro anciano, continúas teniendo una cara agraciada, lo más grave que te puede pasar es que acabes formando parte de un anuncio para un retiro de personas de la tercera edad en Siberia. Un anuncio que a todas luces no interesaría a nadie.

En definitiva, existen aplicaciones mucho más útiles, por ejemplo, las que utilizamos para ayudar al medio ambiente pedir un médico, planear un festival de música, escuchar audiolibros o entretener a los niños, sin embargo, a veces las menos útiles pero más divertidas como FaceApp son las más populares.