Close

Los mejores televisores 8K ¿Cuál debo comprar?

Uno de los eventos más esperados del año, el IFA, ha presentado en Berlín los últimos modelos de televisores, que ya cuentan con tecnología 8K y una imagen que cada vez más se acerca a la realidad. Te contamos cuáles apuntan más alto.

Cuando estabas terminando de ahorrar para comprarte un televisor 4K, llegan al mercado los televisores 8K. La imagen de estos televisores es tan nítida que sentirás que estás dentro de la propia televisión.

8k

Eso es debido, en parte, al aumento de píxeles por pulgada. Mientras que los televisores 4K tienen 8 millones, los de 8K tienen 33 millones.

Pero, no es oro todo lo que reluce. Por mucho que las marcas tecnológicas se empeñen en mejorar sus productos, la mayor parte de la programación actual no está capacitada para emitir contenidos a tan alta resolución. A excepción, claro está, de las plataformas de streaming como Netflix y compañía.

8k

Aún así, los principales fabricantes de televisores hace un tiempo que se han puesto manos a la obra en la fabricación de estos televisores, asegurando que a pesar de no estar más avanzados a la calidad de la imagen convencional que solemos consumir, ayudarán a mejorar su calidad y hasta su sonido.

Así pues, si eres un fanático de la tecnología y la imagen, (o el avance tecnológico en sí)y puedes asumir sus precios, echa un vistazo a esta lista con los mejores televisores en 8K:

LG OLED 8K de 88 pulgadas

La marca coreana fue la primera en presentar en el IFA, su televisor 8K de 88 pulgadas con lo último en tecnología OLED, gracias a la cual los píxeles solo se encienden cuando lo requiere la imagen, realzando los negros y dando un mayor contraste a los píxeles encendidos.

Eso sí, tendrás que tener paciencia porque no llegará al mercado hasta finales de 2019.  



Pulgadas: 88”.

Precio: Desde los 5000 hasta los 15000€.

Disponibilidad: finales 2019.

Samsung Q900R QLED 8K

Aunque no ha sido la primera en presentarse al mundo, promete ser el mejor modelo de esta nueva generación de televisores. Gracias al QLED junto con el brillo de 4000 nits, este nuevo modelo ofrece una gran profundidad en las imágenes, dando lugar a sensaciones completamente inmersivas.

Una de las principales ventajas de Samsung Q900R QLED 8K es la inteligencia artificial. A través de ella la imagen queda definida en los puntos exactos para que no pierdas detalle de lo que ocurre en tu televisor. Pero como decíamos, no es la imagen lo único que se mejora con esta nueva tecnología, también lo hace el sonido.

Además, si queremos conectar un dispositivo HDMI, USB, streaming, etc. No habría problema en compatibilizar la imagen.



Pulgadas: 65,75 y 85”.

Precio: Desde los 5000 hasta los 15000€.

Disponibilidad: Ya disponible.

Sharp Aquos LV70X500E

Fueron los primeros en comercializar en Europa los televisores 8K. La luminancia de Sharp Aquos es de 400 cd/m2 y el modelo es HDR.

Los servicios que ofrece Sharp están un poco más alejados de la imagen en el hogar que el resto de televisores. Como especifica en su ficha técnica está diseñada sobre todo para estudios de diseño y fotográficos, ingeniería, salas de vigilancia y medicina.

Pulgadas: 65, 70 y 85”.

Precio: Sobre los 12000€.

Disponibilidad: Ya disponible.

Toshiba 65 pulgadas 8K

Es la marca que ofrece el modelo más fino. Además, al haber desarrollado solo una pantalla de 65 pulgadas (que se dice pronto), ofrece mayor acumulación de píxeles y por tanto, mayor claridad en la imagen. Toshiba 65 pulgadas 8K alberga más de 1024 tonos para cada color.

Y para terminar con este modelo, tenemos una buena y una mala noticia. La mala es que de momento este es solo un prototipo y todavía no se sabe cuándo estará disponible. La buena, que posiblemente goce del precio más económico del mercado.  

Pulgadas: 65”.

Precio: No hay información.  

Disponibilidad: No disponible.

Aunque en este artículo hablamos de televisores, lo cierto es que la calidad de la imagen está evolucionando a pasos agigantados. Ya os lo contábamos hace poco en el artículo sobre cámaras 4K.

P.D.: Como último consejo, no te dejes llevar por la emoción, no a todos nos vale la misma televisión.