La música que te pone cachondo: 5 salas para ponerte a tono

#MoveYourCucu

Cachondo: dícese de aquella persona dominada por el apetito sexual musical

Y es que, la música es una de las mejores maneras para ponerse on fire.

¿Quién no ha sentido los pelillos como escarpias al escuchar un buen live? Ese escalofrío que te recorre el cuerpo, “el boom boom del corazón” (David Bisbal, Oye el Boom, 2004) o los músculos más tensos que los del chico que concursó junto a Remedios Cervantes en “Atrapa un millón”?

Si esto no responde a la definición de cachondo que baje dios Queen y lo vea.

Nosotros te decimos dónde gozarla:

Apolo (Barcelona)

La Sala Apolo es más mítica en Barcelona que la Pantoja en el DF. Por su escenario han pasado artistas como Crystal Fighters, Dorian, Nach o Los Planetas. No podemos nombrarlos todos, imposible enumerar los más de 700 grupos al año que se dan el gusto de erizarte los pelillos con su arte.

Sala-apolo-barcelona

Además de la principal, tiene una sala más pequeña para conciertos más íntimos para oler, si quieres, hasta el aliento de tu cantante favorito.

Riviera (Madrid)

“Ven y vive la música” es el lema de La Riviera. Sus más de 50 años dando caña a la people la han convertido en todo un templo para los fieles de la música en directo.

Por ella han pasado grupos como Fangoria, Sidonie, Caiser Chiefs, Keane o James Blunt ya han probado su acústica. Cómo véis, cada uno de un padre y una madre, pero todos muy re-salaos (para que lo entiendan los grupos de fuera: re-salty).

El caso es que sea cual sea tu mood, La Riviera siempre tiene algo que cantarte.

Riviera-madrid

Capitol (Santiago)

Una sala que surge a partir de un cine de los años 70 solo puede traer cosas buenas. Y ya que estamos, dispares. Capitol es una sala que ha presenciado desde pogos con 2manyDjs a momentos nostálgicos, mechero en mano, con Nacho Vegas. Un claro ejemplo de que, la buena música no entiende de género.

Por eso, no es una sala, es LA SALA. Además, el suelo está dispuesto en forma de rampa ascendente, si tienes estatura de hobbit, pues oye, se agradece.

Veintiuno (Huesca)

Y es que, la música es una de las mejores maneras para ponerse on fire.

Veintiuno es la quinta mejor sala de conciertos de toda España según la revista Rockdelux. Ojocuidao. Grandes artistas la tienen como un must have en sus giras, y eso que más de 120 personas ya son multitud.

Pero eso a Iván Ferreiro, Amaral, Loquillo, Triángulo de Amor Bizarro, Coque Malla, y un sinfín de etcéteras, ha parecido no importarles.

 

Kafe Antzokia (Bilbao)

Amy Winehouse cantó aquí. Respect.

Otro antiguo cine convertido en sala de conciertos que a pesar de su aforo de casi 900 personas no pierde su ambiente íntimo. Todo aquel que presencie un concierto en el Kafe Antzokia ha de saber que la intensidad y la profundidad de la música se van a apoderar de su alma como la araña se apoderó de Spiderman.

Si quieres experimentar un orgasmo musical en toda regla, ya sabes donde acudir.

¿Aún eres de los que
se le acaban los datos?

¡Quiero triplicar mis Gigas!