36 películas y series distópicas: de Ready Player One a Black Mirror

#PalomitasLovers

Lo contrario a una sociedad ideal es una sociedad distópica. Este tipo de sociedad ficticia basada en una realidad despreciable y oscura ha inspirado grandes obras tanto literarias, como del cine, y ahora también de televisión.

Las mejores historias distópicas surgen de un problema ético que ya existe en nuestra realidad, evolucionado y exagerado para dar lugar a esas sociedades decadentes; o dicho de otra forma, las que te dejan mal cuerpo y te hacen temer lo que vendrá. De ahí surgen las películas y series distópicas.

En los últimos años este género ha vivido un pico de popularidad tremendo, aunque lleva trabajándose desde hace décadas.. ¿Te suena Ready Player One o Black Mirror? Aquí tienes estas… y muchas más.

Películas distópicas

Ready Player One

Año 2045, nos encontramos con una sociedad futurista que vive en un mundo al borde del colapso.  Para salir del paso se crea un mundo virtual paralelo en el que la gente es feliz #toelrato: OASIS. Cuando el creador de este “submundo” muere, propone un reto: aquel que encuentre el huevo de pascua que ha escondido se llevará toda su fortuna.

Las continuas referencias a los 80 de la historia la han posicionado como una obra de culto. Además, y por si fuera poco, este estreno de 2018 se ha encargado de dirigirlo Steven Spielberg.

12 Monos

Una vez más los avances en la ciencia médica se van de madre y nos encontramos ante una historia apocalíptica. La humanidad ha visto afectada su supervivencia por una pandemia provocada por virus manipulados en laboratorios bio-químicos. Su protagonista (Bruce Willys) gracias a otro tipo de avances, los tecnológicos, podrá volver al pasado para remediar el presente dándole una segunda oportunidad.

Pregunta: ¿El progreso es siempre sinónimo de avance?

Ciudad en tinieblas

Si eres claustrofóbico, mejor que dejes esta película donde está. El protagonista, John Murdok, se despierta en una habitación de hotel sin recordar nada de su vida y siendo perseguido por una serie de asesinatos. A lo largo de la historia tendrá que descubrir qué es lo que ha ocurrido, hurgando en su pasado.

Murdok descubrirá un mundo paralelo con seres conocidos como “los oscuros” que se dedican a adormecer personas sumiendo la sociedad en un completo caos.

MATRIX

Mítica. Matrix es una nueva metáfora del mundo. Matrix es una alegoría del famoso mito de la caverna, las personas prefieren quedarse dentro que salir y enfrentarse a la realidad. Una vez más vemos una sociedad en una realidad virtual. Neo, su protagonista, tendrá que liberar a la sociedad de su esclavitud por las máquinas y la tecnología. En definitiva guiarles más allá de la caverna.

El argumento de Matrix junto con sus increíbles efectos especiales la han convertido en una gran obra de culto.

Están vivos

La distopía no se da tanto a nivel social, sino individual. Cada una de las personas vive en su propia realidad cuando lo que de verdad está ocurriendo es verdaderamente terrorífico. Su protagonista se da cuenta de esto a través de unas gafas que encuentra y que le permiten ver a las personas tal como son.

Descubrirá que las personas que les gobiernan son en realidad extraterrestres que lo que pretenden es esclavizar a la raza humana a través de sus mensajes subliminales.

Minority Report

Minority Report pone en tela de juicio los avances de la tecnología. Una sociedad que ha progresado hasta llegar al punto de eliminar por completo sus  crímenes. Los “precogs” son tres seres psíquicos que pueden predecir esos crímenes antes de que sucedan.

Steven Spielberg, director de la película, muestra esta fantasía que nos hace plantearnos la existencia de una sociedad perfecta planteando cantidad de dilemas éticos.

THX 1138

Hay vida más allá de Star Wars. Eso debió pensar George Lucas cuando la gente se sorprendía al ver que tiene más películas. De hecho, THX 1138 fue su primera película. El amor es el delito más grave de esta sociedad distópica y futurista. Además, también se ha prohibido el sexo, utilizando una droga que controla a la gente y sus conductas.  Una vez más un sistema totalitario es el protagonista de una historia en la que la mayoría queda a merced de las élites.

Hijos de los hombres

En esta película encontramos a la humanidad al borde de la extinción tras 18 años de infertilidad global. Este hecho pone el planeta patas arriba en el que el orden social ha sido sustituido por un caos. Reino Unido es el único país que cuenta con un gobierno militarizado que controla a sus ciudadanos a través de la fuerza.

A pesar de la crítica situación, la película vale la pena por la escena final. Salvaguardar la vida del único bebé es un bien mayor que cualquier caos bélico.

El proceso

Orson Welles es el encargado de adaptar una de las joyas de Kafka. La trama es un enredo completo, viniendo de quién viene no podía ser de otra forma. Psicológicamente es una película que atrapa, tanto que si te pierdes un solo segundo ya no tienes nada que hacer.

Un día un hombre se despierta acusado de cometer un crimen. Una distopía individualista que habla  de una existencia absurda entre la vida y la nada. Pero bueno, teniendo en cuenta quién está detrás de todo esto lo mejor es que la veas.

V de Vendetta

Los sistemas totalitarios son un must en las películas sobre sociedades que se han ido a tomar viento. V de Vendetta cuenta la situación de una Gran Bretaña dominaba por una especie de “hermano mayor” que lo controla todo. La sociedad deberá salir de su zona de comfort y enfrentarse al régimen.

La escena final es una de las más míticas del cine contemporáneo: la destrucción de la máxima expresión de la democracia, El Parlamento. Una metáfora a la hipocresía social, marcando a la sociedad para que lo ocurrido no vuelva a suceder.

Blade Runner

Una de las grandes obras del cine. Los temas éticos que trata son tanto el tema nuclear como otro tipo de cuestiones existencialistas. Blade Runner muestra un futuro habitados por replicantes, unos seres procedentes de la inteligencia artificial que acabamos descubriendo que son más humanos que las propias personas. Las máquinas son las que dan lecciones al hombre, enseñándole el verdadero valor de la vida.

Metrópolis

Un referente para cualquier película de este género que se precie. En ella se plantean diferentes cuestiones morales: el amor/odio a la tecnología, la ideología, la lucha de clases, la opresión,  los totalitarismos, la deshumanización… Esa es la visión pesimista que Metrópolis ofrece del futuro.

El planteamiento de Metrópolis es un ejemplo perfecto de distopía futura que se sustenta  en los problemas éticos y morales que ya existen en nuestra sociedad. Te hará pensar.

Gatacca

La tecnología es, de nuevo, la protagonista de la película de Gatacca. Una visión fatalista del futuro en la que la mayor parte de los niños son concebidos in vitro y con técnicas de selección genética. Todo lo que se salga de esta norma es repudiado. El carácter ganador está en tus genes. Este tipo de herencia genética está reservada a unos pocos, el éxito es cuestión de ADN.

Lo más destacable de Gatacca es que la sociedad americana de la que hablaba en 1997 no se dista mucho del pensamiento del gobernante actual.

Videodrome

Un mundo en el que el vídeo puede alterar y controlar la vida humana. Volvemos a jugar a fantasía o realidad. La tecnología altera nuestra percepción haciéndonos dudar sobre qué realidad es la verdadera. Videodrome, da lugar a una sociedad distópica que termina uniendo la fina línea entre el ser humano y la tecnología creando seres bio-mecánicos.

AKIRA

Esta película distópica de género manga plantea una incógnita: ¿llegaremos a controlar la raza humana? Akira habla sobre el papel del hombre en el mundo y su capacidad para cambiar su destino, dando lugar al inicio de un nuevo ciclo vital.

Esta película muestra cómo una sociedad cansada y deprimida por su sistema político opresor se ha dejado llevar por las drogas y la religión. Un control que no satisface lo que reclama la población.

Mad Max

La de Mel Gibson, no la de Tom Hardy (aunque puede valer para situarte en el desierto de Mad Max). La Tierra ha sido arrasada por la velocidad y la violencia en el que nadie vive tranquilo. Además, la falta de combustible hace que sea imposible huir de las amenazas que poblan el planeta.

Battle Royale

Japón está a punto de caer en un completo caos: miles de personas sin trabajo y jóvenes desenfrenados y violento protagonizan boicots masivos. Ante esto el Gobierno decide contraatacar enviando cada año a una clase a una isla para que se maten, literalmente. Solo podrá quedar uno en este juego por la supervivencia.

Fahrenheit 451

El título de la película hace referencia a la temperatura a la que arden los libros. Su director, François Truffaut, nos muestra una sociedad en la que los bomberos tienen un objetivo bien diferente al que conocemos: quemar libros.

Una vez más el mandato del Gobierno es el protagonista y desencadenante de esta distopía. Las élites consideran que los libros son un peligro para el hombre, los llena de angustia y pensamientos oscuros. El protagonista se tendrá que elegir entre su seguridad o su libertad.

Brazil

Inspirada en 1984, Brazil es una de esas películas que muestra un mundo futurista y gris completamente controlado por las máquinas. Ante esto en la sociedad reinan los atentados, la tortura, el abuso de poder de las grandes compañías, los objetos automatizados, la falta de valores… Ante esto nos volvemos a enfrentar a un protagonista que se inventa un mundo ficticio para huir de la cruda realidad.

Cuando el destino nos alcance

En 2022 los seres humanos viven en condiciones miserables debido a la industrialización del siglo XX. La contaminación y el calentamiento global hace que las personas se agolpen en contra de la situación.

La élite es la responsable de esta situación incontrolable pero beneficiosa para ellos, que una vez más, solo sacude a los ciudadanos. ¿Distopía?

Una mirada a la oscuridad

El Condado de Orange, en California, ha perdido la batalla frente a las drogas. Una película muy bizarra que muestra un mundo a través de las personas adictas a la droga D, llenándolo de oscuridad y decadencia.

Los Juegos del Hambre

La primera distopía adolescente. La pérdida de poder social y el impulso a la revolución por parte del Sinsajo son una metáfora de la realidad actual llevada a la máxima potencia. La población, dividida en 13 distritos, deberá enfrentarse al Capitolio, donde vive la élite social. Una élite que lleva años jugando con sus vidas a través de Los juegos del Hambre, visto como un espectáculo para los ciudadanos de la élite y como medio para infundir miedo por parte del Gobierno.

El corredor del Laberinto

Un grupo de jóvenes está atrapados en un lugar llamado El Claro en contra de su voluntad. Solo podrán salir atravesando el laberinto que les separa de no saben el qué. En la segunda parte de la saga  ya sabremos más de este universo post-apocalíptico contra el que los chicos tendrán que rebelarse.

The Giver

The Giver muestra una sociedad en la que todos sus ciudadanos tienen depresión y una pastilla que les hace a todos felices. No hay sentimientos, por tanto no hay enfrentamiento social, así es como tienen a la comunidad totalmente controlada en el seguimiento de unas normas muy severas.

El Juego de Ender

Niños entrenados para matar extraterrestres. El objetivo es impedir que los alienígenas acaben invadiendo la Tierra. Una metáfora que responde a la pregunta “¿vale todo?”. Una forma de criticar las superestructuras.

Never Let Me Go

Dentro del mundo más “teenager” de las películas distópicas, algunas son más rarunas que otras. Es el caso de Never Let Me Go, una de las más indies, que explora una Inglaterra futurista en la que los humanos someten a una clase social inferior creada para donarles sus órganos.

Si aún no has encontrado una peli que te apetezca, haz nuestro test para ver qué película ver esta noche.

Series distópicas

El cuento de la criada

La que ha sido claramente la serie de ciencia ficción más premiada del último año, que a su vez está basada en una novela igualmente exitosa, nos presenta una realidad escalofriante: una sociedad en la que la mujer se ha convertido en un mero instrumento de fertilidad.

Aunque sus creadores aseguran que es casualidad, su lanzamiento en la época Trump ha generado mucho morbo. Sea como sea, te aseguramos que es adictiva.

Black Mirror

La reina de las series distópicas. Black Mirror nos propone en sus episodios (cada uno con una temática y personajes distintos) una sociedad en la que los avances nos han llevado a extremos ahora impensables.

Cada una de estas piezas supone una invitación/imposición a la reflexión interesantísima, que seguro que a más de un@ le ha hecho cambiar algún habito de esta famosa vida moderna.

Los 100

Uno de esos desastres naturales que vemos cada semana por la tele se ha cargado a la inmensa mayoría de la población. Aparentemente solo quedan 100 personas vivas, todas muy jóvenes, y tienen que luchar por la supervivencia.

Tema distópico, tema teenager… ¡Lo tiene todo!

The Walking Dead

Probablemente una de las series que más pasiones despertó en la era pre Netflix/HBO. Un mundo llenito de zombies no es precisamente agradable, y trae consecuencias inimaginables para los humanos. Cuando nos llevan al extremo es cuando menos humanos somos.

El éxito de esta serie radica en que va más allá del clásico apocalipsis zombie, y cuida muy bien las relaciones entre personajes, la evolución de cada un@…

The Man in the High Castle

Un señor de Estados Unidos ha popularizado mucho lo de poner muros, pero en Berlín ya lo vivieron hace unas décadas. Esta serie plantea cómo sería el mundo si el resultado de la Segunda Guerra Mundial hubiese sido diferente (victoria de nazis y japoneses), y Estados Unidos hubiera quedado dividido por un muro como el de Berlín.

El resultado es una serie histórica-distópica (¡ahí es nada!) que nos hace cuestionarnos muchos de los hechos que ocurrieron o pudieron haber ocurrido.

Dead Set

Tenemos una buena noticia y otra mala. La buena es que el argumento de esta serie es BRUTAL. La mala es que es demasiado corta, solo dura cinco episodios. Plantea un apocalípsis zombie diferente, en el que los únicos supervivientes son los protagonistas de Gran Hermano.

Si esto ocurriese en España la media intelectual del país descendería en picado, y la verdad es que en la serie no es demasiado diferente.

El último hombre en la tierra

¿Cuánto tiempo aguantarías en la más absoluta soledad? ¿Qué harías si estuvieses sol@ en el mundo? Lo de ir en pelotas por la calle es divertido los tres primeros minutos, pero luego es bastante aburrido.

En esta serie esa soledad no dura mucho, porque enseguida se demuestra que su protagonista no es el único que queda, pero es una reflexión bastante interesante.

Utopia

Internet tiene muchas ventajas, entre las cuales se encuentra  acercarte a personas con intereses y gustos afines a ti. Los protagonistas de Utopia, usuarios de un foro online sobre cómics, aprovechan que internet les ha unido para diseñar un cómic conjunto. Pero todo se vuelve muy raro cuando una organización misteriosa se lo intenta robar.

Residue

Más que una serie, Residue es una miniserie, ¡y qué pena que no haya más de tres capítulos! Cuenta la historia de una ciudad inglesa del futuro en la que una explosión despierta la curiosidad de la protagonista. Pero la curiosidad mató al gato, y sus investigaciones despiertan fenómenos paranormales.

Terra Nova

Steven Spielberg también se unió hace unos años a la moda de este tipo de series. El tema de los dinosaurios le gusta tanto que lo intentó colar en esta producción, quizás no con demasiado éxito.

Nos sitúa en una sociedad futurista en la que el aire está tan contaminado (¡no nos lo esperábamos!) que los humanos se tienen que trasladar atrás en el tiempo para sobrevivir. Pero se ve que no han contado con el factor dinosaurios en sus planes…

Elige cuál de estas películas y series distópicas vas a ver… y reza para que no se cumpla.

Dime quién eres y te diré cuántos Gigas necesitas

¡Dale al test!