Close

El boom de las adorables mascotas robóticas

Tener una mascota está bien si tienes tiempo y dedicación para cuidarla. Pero, si lo único que buscas es compañía, las mascotas robóticas son para ti.

En pleno siglo XXI, el tiempo cada vez escasea más, y  también el tiempo que disponemos para disfrutar de nuestras mascotas. Por eso nacen las mascotas robot.

Hay que tener claro que una mascota no es ningún juego. Hay cuidarlas, sacarlas a pasear, atender sus necesidades fisiológicas y sanitarias pero, sobre todo, estar convencido de que le querrás para siempre y que no es solo una compañía pasajera. Así que, si cumples estos requisitos, a lo mejor estás más hecho para tener una mascota de carne y hueso. Aunque, si por el contrario, no te encuentras del todo preparado en estos momentos y quieres compañía, estas mascotas robóticas seguro que te van a encantar.

AppbotLINK

Este robot, aunque es de los pocos de la lista que no tiene forma de animal convencional, es perfecto para todo el que haya deseado tener un Wall-E en su vida.

Su misión es vigilar. Mediante la app móvil, y gracias a su cámara integrada, puedes observar todo lo que ocurre en tu hogar con el control remoto. Muévete por donde quieras y no dejes ningún rincón sin vigilar, ¡incluso estando lejos!  

Riley

Nos encontramos ante otro robot vigilante del hogar. Parece que Wall-E ha sentado precedentes en el diseño de mascotas robóticas de vigilancia.

Lo mejor de Riley es que, en su modo vigilancia, no solo te mostrará las imágenes de lo que ocurre dentro de tu hogar gracias a la cámara, sino que también podrás oír todo debido a su micrófono integrado.

Riley tiene lo mejor de las cámaras de vigilancia tradicionales y lo mejor de las mascotas.

Genibo

Genibo es un bull terrier robot, agresivo pero cariñoso. Lo mejor de todo es que reacciona de forma autónoma, aunque también puede hacerlo por control remoto.

No le gusta que le toquen los lados y no le gusta aburrirse. Así que si no le haces caso en 5 minutos, dormirá plácidamente.

Tener a Genibo en el hogar es lo más parecido a tener una mascota de verdad, ya que también reconocerá a los miembros de tu familia e incluso se alegrará cuando les vea. Justo como un perro.

Paro

Sabemos que lo más normal no es tener una foca en casa, pero Paro es la mascota que vas a querer tener toda la vida. Reconoce su nombre, expresa sus sentimientos y distingue de dónde viene el sonido o la luz.

Paro ha sido nombrada de entre todas las mascotas robóticas la más terapéutica. De hecho, por este motivo ha entrado en el libro Guinness.

Está indicado especialmente para personas con alzheimer y con síndrome de Down. Sin embargo, es tan adorable y sus respuestas parecen tan reales que no te culparemos si sientes que es un miembro más de tu familia.

A lo mejor en un futuro podemos evitar el Alzheimer convirtiéndonos en cíborgs, de momento solo podemos paliar los efectos del Alzheimer con mascotas robóticas.

Zoomer

Zoomer es el perro interactivo ideal para educar a los niños en el cuidado de las mascotas. Cuando aún no tienen la edad de responsabilizarse de los animales, es una buena forma de acostumbrarlos a las mascotas. Zoomer ladra, aprende trucos, da la vuelta y juega con los más pequeños.

Además, reconoce las órdenes en tres idiomas: español, inglés y francés.

Pleo

No a todo el mundo le gustan los animales convencionales. A lo mejor eres más de animales exóticos… o de otra época. Si es tu caso, Pleo es tu dinosaurio. Desarrolla personalidad propia, duerme y juega.

Pero si debemos destacar una cosa, sin duda es su cerebro privilegiado.

Furby

Aunque estemos hablando del boom de las mascotas robot, hay una mascota que nunca ha pasado de moda: los furbies.

Estos adorables animales, que no sabemos muy bien qué son, han estado en el mercado desde hace muchísimos años, aunque cada vez se hacen más inteligentes. De hecho, si un Furby se encuentra con otro interaccionan, ¡y coquetean!

Dash

Aprender jugando es uno de los mejores métodos de aprendizaje. En esta ocasión te presentamos a un robot que, aunque no tiene pinta de mascota, ayudará a los más pequeños a aprender a programar. Una forma divertida de aprender una de las profesiones más actuales. Solo necesitarás a Dash, la imaginación propia de la infancia para customizarlo y una batería Li-Ion para empezar.

Este robot se puede conectar tanto a iOS como a Android.

Marbo

Este pingüino, Marbo, es el juguete ideal para los más pequeños. No solo aprenderán con él operaciones fáciles como las sumas o las restas, sino que además pueden darle de comer e incluso reacciona al tacto de forma cariñosa.

Marbo está conectado a una app mediante la que se puede jugar y lo mejor de todo es que nos recuerda a los tamagotchi, pero en esta ocasión se ha salido de la pantalla.

Aibo

El perro robot de Sony, Aibo, ha vuelto a ser presentado en el CES de las vegas en el 2019. Sin duda, era uno de los anuncios de la compañía más esperados desde que dejaran de fabricarlo.

Aibo ha vuelto con más funcionalidades y con una apariencia mucho más real, dentro de los aspectos de los robots, claro está.

Cuenta con un gran número de sensores, tanto en la nariz como en la parte trasera, y es capaz de esquivar los obstáculos mediante el reconocimiento del entorno.

Eso sí, el precio de Aibo no está al alcance de cualquier bolsillo.

Si tú también te has hecho fan de las mascotas robóticas, es completamente normal. Son los compañeros perfectos para todo aquél que no tenga tiempo pero que esté enamorado, al mismo tiempo, de la tecnología y del mundo animal.

¿Cuál es tu favorito de los diez que te hemos presentado?