9 películas románticas que te harán creer en el amor (o no)

#PalomitasLovers

Besarse bajo la lluvia no es tan guay como parece. Las películas románticas nos han enseñado cómo vivir el amor y muchas veces nos frustramos porque no es todo tan idílico como pensábamos. Hemos recopilado algunas de las películas más románticas y culpables de nuestra desdicha.

Para empezar tenéis que ir haciéndoos a la idea de que despertarse con un ramo de rosas no es algo que pasa todos los días en el mundo. Ya ni si quiera sabemos como ligar.

Love Actually

Hay muchas formas de declararse ¿La más utilizada? Un match en Tinder. El único hombre que vas a ver sosteniendo carteles es el que anuncia el buffet libre de tu barrio. Además, este no se comió un colín y tuvo que leer esto para olvidarla.

El diario de Noah

Los besos de esta películas son como obras de arte. Puedes conseguir una, pero te va a costar mucho encontrarla. Consejo, no fuerces a nadie a salir bajo la lluvia, lo único que te llevarás será un resfriado. Si por algún casual has intentado ver esta peli con tu pareja por si se le pega algo… Un consejo: déjalo. Esta otra lista es más divertida para esos casos.

Todos los días de mi vida

Si lo que más esperas del día de tu boda es que te lean los votos como Chaning Tatum, te quedarás esperando en el altar. En efecto, Risto lo intentó. Repetimos, lo intentó.

Titanic

¿Quién no ha soñado con protagonizar alguna vez esta preciosa escena? Bien, habrá que seguir soñando o conformarse con la popa de un ferry mientras tu novio grita: ¡Soy el rey del mundo! Eso sí, a diferencia de Rose con Jack, tú no querrás besarle.

Un paseo para recordar

Todo, absolutamente todo lo que aparece en esta película es maravilloso. Menos el final, eso no. Y ya solo por eso, más vale que te centres en lo tuyo.

3 metros sobre el cielo

No esperes que vayan a recorrer media discoteca para ir a saludarte. La vida vale más, y la muerte por asfixia en esta escena no se contempla. Además, un “chico malo” no hace eso.

 

Quiéreme si te atreves

Estos niños se quieren porque nunca han podido estar juntos y hay una tensión no resuelta que no consiguen arreglar. Si hubieran empezado a los 10 años no hubiera sido todo tan bonito.

Ghost

No queremos echar piedras sobre esta escena mítica, pero ponte a hacer cupcakes con tu pareja, a ver si es tan bonito como lo pintan. Una cosa es hacer la gracia, mancharse la nariz… Hasta ahí bien ¿Pero os imagináis amasando con unas manos sobre otras? Da hasta miedito.

Dirty Dancing

Teniendo en cuenta que aquí el que más baila está en removiendo la copa en la barra ¿qué esperas alma cándida? Lo más parecido a esta escena que vivirás es un manteo de tus amigos. Sorry.

Y como último apunte,  nadie dice que pasa cuando se comen las perdices 😉