Consejos para sobrevivir al primer viaje en pareja

#SelfieDeMiVida

Y que no se convierta en el principio del fin

El primer viaje juntos es, en muchos casos, la prueba de fuego para comprobar si de verdad estáis hechos el uno para el otro o simplemente lo creíais.

Si de verdad te interesa la persona en cuestión hay una serie de comportamientos que deberías evitar. Por lo menos, de momento. Tranqui, no es necesario estudiar protocolo, pero seguir estos súper consejitos quizá te ayude:

No pretendas ser Willy Fog

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Imagina que no es lo que te esperabas y aún te queda una semana por delante. Más vale un viaje corto y cerca (por si tienes que huir) que lejos y largo, ¡a ver quién te saca de ahí!

Ni Hitler

Consenso. Esta palabra le gusta mucho a los políticos y lo apliquen más o menos, tienen razón. Tanto en la elección del destino como una vez allí tenéis que dar vuestro brazo a torcer. Esto no es Disney y posiblemente no estéis siempre de acuerdo.

Elige bien el destino

Si lo tuyo no es la multiaventura, díselo. Mostrar tus gustos desde el principio os ayudará a daros cuenta de que no estáis hechos el uno para el otro antes de que os embarquéis en la desastrosa aventura.

Deja el móvil. Yes, you can

Ser un adicto al móvil no es algo que a priori guste (a no ser que seáis tal para cual). Irse de viaje supone aceptar conoceros un poco más a fondo. Si lo único que conoce de ti es la velocidad a la que tecleas, mal.

Quien mucho corre, pronto para

Céntrate en el presente. Está muy bien que te hagas tus cábalas internas siempre que no dejen de ser INTERNAS. Si en el primer viaje empiezas a hablar del nombre de vuestros hijos posiblemente nunca los tengáis.

Evita el síndrome lapa

Deja que respire. ¿Recuerdas aquello de una de cal y otra de arena? Pues bien, es hora de aplicarlo.

No estás en una película

Para empezar, en las películas el viaje sucede mientras de fondo suena una canción maravillosa que embellece hasta una escena de Hannibal Lecter. Vamos, que no te hagas falsas expectativas y te dejes llevar.

Tú eres tú

Todos hemos soñado alguna vez con ganar un Óscar pero no en este caso. Muéstrate como eres, una cosa es controlar tu vejiga y otra muy distinta no reír cuando te apetezca, decir lo que piensas, cantar si te da por cantar… No tengas miedo de ser tú mismo.

Dicho esto, ¡ya puedes hacer las maletas!

¿Aún eres de los que
se le acaban los datos?

¡Quiero triplicar mis Gigas!