Close

10 consejos para comprar un dron y no estrellarte por el camino

El dron que te quieres comprar vuela muy rápido, pero tú deberías tomártelo con más calma si quieres hacer una buena elección. Aquí tienes los 10 consejos para comprar un dron que necesitas para no estrellarte.

Guarda la tarjeta y saca el boli: hasta que no tengas tachados todos estos consejos para comprar un dron no gastes nada. Te amenizamos la lectura con unos vídeos de los fallos que NO debes cometer con tu nuevo juguete.

1. Ten claro para qué lo quieres

En los últimos años el mercado de drones se ha extendido mucho entre quienes los utilizan para pasar el rato. Se suelen denominar drones recreativos, y te vas a marear de la cantidad que hay para elegir.

Sin embargo, si por tu trabajo puede que lo utilices quizás te interesa buscar en una categoría semiprofesional o profesional. En ámbitos como el estudio de la naturaleza, la arquitectura, los mapas, la ingeniería civil o por supuesto la fotografía cada vez está más integrado el uso de drones.

 

2. Fíjate un presupuesto antes de enamorarte de uno

Probablemente el más obvio (y más importante) de estos consejos para comprar un dron: ¡no te gastes lo que no puedes! Con la diversidad de modelos que hay hoy en día, tienes la opción de desembolsar desde menos de 100€ a miles y miles y miles de euros.

Piensa con qué frecuencia lo vas a usar, cómo de pronto crees que te cansarás de él (seamos sincer@s: lo más probable es que te dure poco el interés) y la calidad que quieres que tenga. Y después sí, compara precios para ver cuál te encaja mejor.

3. Calcula cuánto durarán tus sesiones de vuelo

Aquí traemos malas noticias: esto no es como tu móvil. Si el smartphone que tienes en la mano apenas dura un día sin cargar, con la batería del dron te vas a quedar de piedra. La mayoría de los no profesionales se mueven entre 12 y 26 minutos de autonomía en vuelo.
Se venden baterías complementarias que te servirán para duplicar el tiempo que puedes usar el dron. Dependiendo de dónde pretendas volar el cacharrito, quizás te viene bien hacerte con una. Y eso nos lleva al siguiente punto…

4. Decide dónde lo vas a volar (¡no todo vale!)

Se comenta que en los últimos años ha aumentado por 10 la densidad de drones perdidos en las copas de los pinos españoles. Bueno, vale, nos lo hemos inventado, pero sí es verdad que no es raro conocer a alguien que ha perdido su dron en un vuelo temerario.
Por eso debes decidir dónde vas a volarlo, si en tu casa, en una nave, en el parque, en el campo… Y, en base a eso, podrás determinar la autonomía y el alcance que necesita el aparato.

5. Elige cómo lo vas a manejar

Hay dos tipos de escuelas: las de app en el móvil y las de mando de toda la vida. La ventaja de la primera está clara, porque te ahorras espacio (anda que no tenemos aparatos hoy en día…) ¡y pilas!
Sin embargo, si eres principiante en esto, con un mando es mucho más sencillo aprender. Deja lo del móvil para profesionales minimalistas.

6. Piensa cómo vas a aprender

Pilotar un dron no es tan fácil como puede parecer, y si no que se lo digan a los pinos donde descansan miles de drones perdidos. Por eso, este es uno de los consejos para comprar un dron más importante: piensa cómo vas a aprender a usarlo.
En el siglo XXI es más fácil que nunca ser autodidactas, con la cantidad de tutoriales online que hay. Compres el modelo que compres, en internet encontrarás guías de cómo usarlo; pero si lo prefieres hay cursos intensivos de pilotar un dron y seguro que muy cerca de ti.

7. Decide si quieres grabar vídeos o fotos

Hay una distinción no oficial en el mundo del dron: quienes lo usan por divertirse pilotándolo, y quienes quieren sacar vídeos o fotos aéreas. Y es que cada vez hay más fotos increíbles hechas por drones, y es normal que te entren ganas de probarlo tú.
Ten en cuenta que no todos los drones soportan cámara, y que no todas las cámaras de drones van a conseguir el resultado que quieres. Comprueba megapíxeles, opciones de zoom, estabilizador… Si no, siempre podrás seguir sacando fotones con tu móvil.

8. Revísate las leyes antes de volar

Algo que muchas personas no iniciadas en esto de los drones desconocen es que la legislación en España es bastante estricta con ellos. Parece lógico, ya que por motivos de seguridad no es tranquilizador ver a un montón de drones anónimos sobrevolando las ciudades.
De momento solo puedes volar tu dron recreativo fuera de entornos urbanos durante el día y a un máximo de 120 metros de altura. Aquí tienes más información de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

9. Tenlo siempre a punto

Si eres un poco cabra loca, lo más probable es que pierdas el dron en algún páramo de la estepa española, pero la intención es que te dure mucho tiempo ¿no? Como todo aparato, este también requiere su mantenimiento.
Hay cosas básicas como no cargar las baterías más de lo necesario, limpiarlo cuando vuelvas del campo o revisar que todo está bien antes de volarlo. Te evitará más de un susto.

10. Piénsatelo dos veces

No queremos quitarte la idea, de verdad. Pero tampoco queremos que hagas una compra de esas que te arrepientes a las dos semanas. Los drones están de moda, y cuando algo es tendencia nos entran ganas a tod@s de tener uno.
Si crees que es una buena inversión, te informas bien y lo vas a cuidar, ¡adelante! Mándanos unas fotitos cuando lo tengas 😉

¡A volar!