Close

Cómo aprender a hacer graffitis paso a paso

Hay dos formas de reaccionar cuando por la calle ves un graffiti bien hecho: pensar “¡qué chulo!” o pensar “¡qué envidia, yo también quiero!”. Si eres del segundo grupo, nuestro tutorial para aprender a dibujar graffitis te va a venir muy bien, ¡sigue leyendo!

El arte urbano está de moda. El graffiti ha pasado de ser visto por muchos como un acto vandálico, a ser expuesto en las mayorías galerías de arte del mundo. Las calles de ciudades como Madrid y Barcelona están llenas de murales increíbles, y nombres como Okuda San Miguel se han convertido en celebridades dentro del mundo del arte. ¿Quieres conseguirlo tú también? Pues vamos a empezar.

Paso 1: Inspírate y define tu estilo

Esto es un arte. Por muy atractivo que parezca el mundo del graffiti, no deja de ser una disciplina para la que hay que tener muy buenas ideas, talento y determinación para mejorar. ¿La buena noticia? Que seguro que tú las tienes.

Si aún no tienes un estilo artístico definido, es importante que encuentres referentes en los que fijarte para acabar encontrando tu forma de expresarte. En blogs como System Boys o EYC, buscando “urban art” en Instagram o simplemente recorriendo tu ciudad seguro que encuentras la inspiración que necesitas.

Paso 2: Primero, al papel

En tu camino hacia el graffiti perfecto encontrarás dos retos: afinar tu estilo y dominar el spray. Ambos son complicados, por eso es mejor que los hagas uno después de otro. Eso significa que, mucho antes de pintar muros, tendrás que echar horas y horas practicando en papel. ¡Si echas un ojo a tu alrededor en el metro verás que mucha más gente de la que imaginas está dibujando!

Esta parte del proceso no tiene por qué ser aburrida (haces esto para divertirte, recuérdalo), así que encuentra aquello que quieres dominar y píntalo una y otra vez hasta que estés satisfecho. Muchos graffitis están hechos a base de letras, por lo que es buena idea que trabajes en construirte un abecedario con tu estilo único. Pero si lo que te gusta son los símbolos o las imágenes, simplemente empieza por hacer algo sencillo y acabarás dominándolos.

Paso 3: Del papel al muro

Tanto los recién iniciados en esto como los grandes profesionales llevan su diseño en papel para plasmarlo en el muro. Cuando tengas eso, las herramientas necesarias (sprays, guantes…) y un muro en el que sepas que tienes permiso para pintar, ¡empieza lo bueno!

El orden debe ser siempre contorno – relleno – detalles, así tendrás opción de volver atrás si te equivocas en alguna parte del proceso. Si es la primerísima vez que intentas hacer un graffiti, te recomendamos que pases un rato familiarizándote con los sprays: encuentra la posición, distancia y boquilla perfectas para hacer los trazos que necesita tu diseño.

Paso 4: Que lo vea el mundo

Igual que hiciste tú en el paso 1 inspirándote con las obras de otros artistas, seguro que hay un montón de gente a la que le gustarán tus piezas; y quién sabe, ¡si las publicas en internet quizás consigas alguna oportunidad profesional!

Muchos artistas urbanos se crean perfiles de Instagram específicos para mostrar su obra, o los suben a plataformas de imágenes como Flickr. Si quieres enseñarle al mundo lo que has aprendido a hacer, encuentra la forma que más te guste y anímate.

 

Y cuando seas un artista famoso ¡no olvides mencionar cuánto te ayudó este artículo!