Close

Chistes malos para felicitarle el Día del Padre con una sonrisa

Está clarísimo: padres e hijos tenemos idiomas diferentes. A los mayores no les queda más remedio que aprender la jerga millennial, pero en el Día del Padre queremos que el esfuerzo lo hagas tú: felicítalo con un de estos chistes malos de los que les gustan y sácale una sonrisa en su día.

A cambio, él podrá aprender tu idioma con nuestro diccionario millennial.

Para el padre estricto

– Espero que esta vez hayas estudiado para el examen.

– Por supuesto.

– Háblame del Tercer Reich.

– ¿El de la mirra?

Para el padre cinéfilo

– Se abre el telón y se ve una roca pequeña, se cierra el telón. ¿Cómo se llama la película?

– Rocky

Para el padre bilingüe

– He encontrado trabajo como profesor de inglés.

– ¿Si?, ¿trabajo estable?

– No, trabajo es job. Table es mesa.

Para el padre ligón

– No sé si conseguiré enamorar a esa chica.

– ¿Tú tienes vacas y ovejas?

– Sí

– Pues ya tienes mucho ganado

Para el padre gourmet

– ¿Dónde vas, Antonio?

– A por estiércol para las fresas.

– ¿Pero por qué no te las comes con nata, como todo el mundo?

Para el padre pesado

– Hola, ¿esto es una agencia de seguros?

– Si.

– ¿Seguro?

– Siiiiii.

– ¿Seguro, seguro?

– ¡Que si coño! ¿Qué quería?

– ¡¡Asegurarme!!

Para el padre melómano

– Me encanta la música clásica

– ¿De Verdi?

– ¡Te lo juri!

Para el padre forocochero

– ¿Sabes qué coche usa Papa Noel?

– Pues fácil, ¡¡un Renol!

Para el padre ejecutivo

– Jefe, tiene una reunión a las 10 de la mañana.

– Posponlo.

– Pos ya lo he puesto.

Para el padre payaso

– ¿Quién es usted?

– Vengo a hacer la revisión del gas.

– ¿Vestido de bombero?

– Ay Mari, que me he liao, que yo pa estas cosas no valgo

Para el padre doctor

– Doctor, ¿cómo está mi marido?

– Bien. Ha pasado a planta.

– ¿Y cada cuánto hay que regarla?

Para el padre nostálgico

– ¿Es el club de los nostálgicos?

– Era.

Para el padre chulo

– Hola muy buenas, venía a hacerme el seguro.

– Pase.

– Pues claro que paso, soy el puto amo.

Reconoce que en el fondo te has reído con alguno de estos chistes. Quien seguro que sí se partirá será tu padre. ¡No lo pueden evitar! Les encantan los chistes malos. Son capaces de estar repitiéndolos durante semanas (incluso años). Cuéntale alguno de estos y verás.

Eso sí: no te olvides de acompañar los chiste malos con un regalito como una pulsera de padre fit.